FAQ

  • SOBRE CLEMENTINE

Sí, el catálogo es exactamente el mismo. Todos los productos que ves en esta web, están disponibles en nuestra tienda física. (Bilbao, c/Gregorio de la Revilla nº11)


Sí, siempre hacemos las mismas ofertas y promociones en la web que en nuestra tienda física.


Damos puntos de fidelidad en ambos casos, pero van a cuentas diferentes. Si deseas tenerlos todos en la misma cuenta, solo tienes que decírnoslo:

  • Si eres cliente online y un día puntual vienes a Bilbao y compras en la tienda, solamente dinos en el momento que te traspasemos los puntos generados en esa compra a tu cuenta de la web.
  • Y también al revés, si un día necesitas hacer un pedido online pero generalmente vienes a la tienda, ponnos en notas de pedido que te sumemos tus puntos a la cuenta de la tienda física.

  • SOBRE EL PROCESO DE COMPRA

Puntos

Fíjate en las flechas amarillas numeradas que aparecen en la foto y sigue los pasos en el orden que indican los números:

  1. 1-Accede a tu cuenta
  2. 2-En el menú que se despliega, haz click en “MIS PUNTOS CLEMENTINE”
  3. 3-La cifra señalada con la elipse amarilla es el número de puntos que tienes pendientes por descontar.

Canjear-puntosCanjear-puntos-2

Fíjate en las flechas amarillas numeradas que aparecen en la foto y sigue los pasos en el orden que indican los números:

  1. 1-Haz click en la cesta de la compra.
  2. 2-Haz click en “VER CESTA”.
  3. 3-Introduce la cantidad de puntos que quieres descontar.
  4. 4-Haz click en “CANJEAR PUNTOS”
  5. 5-Haz click en “IR A CAJA”
  6. 6-La elipse amarilla señala el lugar donde se indica cuánto dinero has descontado con los puntos canjeados.

Canjear-cupónFíjate en las flechas amarillas numeradas que aparecen en la foto y sigue los pasos en el orden que indican los números:

  1. 1-Haz click en la cesta de la compra.
  2. 2-Haz click en “VER CESTA”.
  3. 3-Introduce el cupón que quieres descontar.
  4. 4-Haz click en “CANJEAR CUPÓN”

Sí, enviamos en bicicleta si vives en Bilbao ciudad. Solamente recuerda decirnos en las notas del pedido a qué hora puedes recogerlo. Hay algunas zonas de la ciudad a la que la bicicleta no llega, son pocas, pero si justo coincide con la tuya te lo haremos saber y enviaremos tu paquete, como hacemos en el resto de España, por la empresa de paquetería Correos Express.

Si estás usando un dispositivo móvil (teléfono o tablet) es probable que el propio dispositivo esté añadiendo un espacio en blanco detrás de tu email. Por ello nuestro sistema no lo reconoce como válido.

Solución: escribe de nuevo tu email asegurándote de que no hay ningún espacio en blanco al final del mismo.

Por seguridad, los pagos con tarjeta de crédito/débito no se realizan dentro de la web de Clementine, se hacen a través de la pasarela de pago de Redsys. En su última actualización de seguridad, una vez que estás en esta página de pago, si se pierde la conexión, o vuelves hacia atrás … ya no podrás volver y aparecerá el error comentado indicando que no se puede realizar la operación porque el número de pedido está repetido.

Solución: accede a “Mis pedidos y direcciones” y desde ahí cancela el pedido que está pendiente de pago (verás que sólo hay que darle a un botón). Una vez hecho esto ya podrás hacer un nuevo pedido sin problema alguno. O bien pídenos que cancelemos por ti el pedido pendiente de pago.

  • SOBRE LA COSMÉTICA ORGÁNICA:

La diferencia radica básicamente en el origen de las materias primas y en el respeto que para cada una merece el medio ambiente. La cosmética convencional, por ejemplo, utiliza ingredientes procedentes de la industria petroquímica, como las parafinas, siliconas o el propilen glicol, que no son biodegradables y son muy contaminantes. La cosmética orgánica, sin embargo, formula con derivados de plantas, es biodegradable, se preocupa por que sus envases tengan el mínimo impacto posible en el medioambiente, procede de cultivos sostenibles no intensivos ni con pesticidas.

EN ABSOLUTO. Todo lo contrario. La cosmética convencional abusa de ingredientes de relleno sin propiedades para la piel, como parafinas, o siliconas, que únicamente consiguen “efecto de”, pero no nutren la piel, a diferencia de la cosmética orgánica, que en su fase oleosa utiliza aceites vegetales o ceras, con innumerables beneficios para la piel, pues están repletas de minerales, de vitaminas, de ácidos grasos, muy necesarios para la piel.


No, no, no y mil veces no. Queremos incidir mucho en este punto, porque nos consta que hay mucha confusión al respecto. El término “natural” no tiene ninguna regulación ni normativa alguna para decir que un producto es natural.

Cualquier cosa puede ser natural si le ponen un par de gotitas de una planta. Pero lo que no engaña es comprobar SIEMPRE el listado de ingredientes, ahí es donde nos damos cuenta enseguida del engaño.

La cosmética orgánica en cambio, tiene una serie de regulaciones si quiere certificarse como tal. Existen distintos certificadores que nos garantizan que un cosmético es natural, pero de verdad. Estos son, por ejemplo: USDA, Soil Association, Ecocert, Cosmebio, Icea, Bdih, etc…

Acostumbraos a mirar los listados de ingredientes para no caer en el engaño de lo “natural” y saber identificar las marcas que practican el “greenwashing”.


También la cosmética orgánica utiliza conservantes, son necesarios para mantener los cosméticos libres de bacterias, pero utiliza ingredientes inocuos, de origen sintético o vegetal, e incluso aceites esenciales.


Depende del producto, pero normalmente sí, el tiempo de caducidad es menor, pero el suficiente para mantener el producto en perfectas condiciones hasta terminarlo. También la cosmética orgánica aboga por un consumo responsable. Si compramos un producto, lo terminamos, y compramos otro; no dejamos abierto un producto y nos llenamos con muchos otros. Ésta es la única razón que se nos ocurre para necesitar que un producto dure abierto más de un año.


En ese sentido, hoy en día la cosmética orgánica no tiene nada que envidiar a la cosmética convencional, porque hay muchísimos laboratorios que están haciendo las cosas bien, y ponen a nuestro alcance cualquier producto que podamos imaginar ¡Hay de todo!


Depende, hay muchas marcas que fijan el precio sólo en base al mercado al que se orientan y no al valor del producto en sí mismo. Es cierto que hay productos más complejos, completos e innovadores que sí tienen un precio mayor, pero nosotros siempre abogamos por elegir el producto que mejor se ajusta a lo que necesitamos independientemente de cuál sea su precio.