Jabón de Alepo 170-200g

6,00 €8,20 €

4.25 de 5
4 Comentarios

Se cree que la primera pastilla de jabón del mundo se creó en Alepo (Siria) hace más de 2.000 años. Hoy, bajo el nombre de jabón de Alepo, seguimos conservando la misma fórmula ancestral: aceites de oliva y laurel, hidróxido de sodio y agua. Nada más, ésa es la original. Solo varían las proporciones; cuanta mayor concentración tenga de laurel, mayor efecto antiséptico e antiinflamatorio, cuanta mayor concentración de oliva, mayor poder suavizante e hidratante. Sirve para todo: cara, cuerpo, barba… y para casi todo tipo de piel, en especial para pieles con problemas de psoriasis, dermatitis, eccemas o acné.

En Clementine tenemos jabon de Alepo con 4 proporciones diferentes.

Ampliar información del producto
06%
12%
25%
40%

Clear selection

Se cree que la primera pastilla de jabón del mundo se creó en Alepo (Siria) hace más de 2.000 años. Hoy, bajo el nombre de jabón de Alepo, seguimos conservando la misma fórmula ancestral: aceites de oliva y laurel, hidróxido de sodio y agua. Nada más, ésa es la original. Solo varían las proporciones; cuanta mayor concentración tenga de laurel, mayor efecto antiséptico e antiinflamatorio, cuanta mayor concentración de oliva, mayor poder suavizante e hidratante. Sirve para todo: cara, cuerpo, barba… y para casi todo tipo de piel, en especial para pieles con problemas de psoriasis, dermatitis, eccemas o acné.

La fórmula original es biodegradable, no contiene colorantes ni perfumes, y solo consta de 4 ingredientes en diferentes proporciones dependiendo del jabón:

  • Aceite de laurel: es antiséptico, antiinflamatorio, regenerante y antioxidante. Ayuda a equilibrar pieles grasas. Aporta el aroma al jabón.
  • Aceite de oliva ecológico: es suavizante, hidratante, antioxidante, protector y aporta propiedades antiedad.
  • Hidróxido de sodio (sosa cáustica): es necesario para la saponificación, dicho de otro modo: es lo que convierte los aceites en jabón. Se obtiene de la planta “Salsola Kali” o de la sal marina.
  • Agua: agua pura de manantial.

En Clementine tenemos jabon de Alepo con 4 proporciones diferentes:

  • 6% Laurel 94% Oliva (200g)
  • 12% Laurel 88% Oliva (200g)
  • 25% Laurel 75% Oliva (200g)
  • 40% Laurel 60% Oliva (170g)

Consulta la pestaña “¿Para quién? Forma de uso” para saber cuál te conviene según tu tipo de piel.

Ingredientes

  • Jabón Alepo 6%, 12%, 25%, 40%

Olea Europaea (Oliva*) Fruit Oil*, Laurus Nobilis (Laurel) Leaf Oil, Sodium Hydroxide (Hidróxido de sodio), Aqua (Agua).

*Procedente de agricultura ecológica.

¿Para quién? Forma de uso

Lo puede utilizar cualquier tipo de piel, exceptuando las pieles muy secas o deshidratadas. Es especialmente beneficioso para:

  • Dermatitis
  • Psoriasis
  • Eccemas
  • Piel sensible
  • Piel acneica
  • Piel mixta/grasa

Ten en cuenta tu tipo de piel a la hora de elegir el porcentaje de aceite de laurel:

  • Porcentaje de laurel de 25 ó 40%. Los jabones con una concentración mayor al 20% se consideran tratantes: para regular pieles grasas o para tratar problemas de acné, dermatitis, eccema o psoriasis. Cuanto más laurel, más potente es el tratamiento antibacteriano y antiinflamatorio.
  • Porcentaje de laurel de 6 ó 12%. Es perfecto para el cuidado diario de la piel del cuerpo o para piel facial normal, sensible o seca. Cuanto más sensible/seca la tengas, menor concentración de laurel.

Si no estás seguro, te recomendamos comenzar con una concentración baja.

Forma de uso:

Tiene múltiples usos:

  • Como jabón facial:
    • Humedece la piel.
    • Límpiate el rostro suavemente, evitando el contacto con los ojos.
    • Aclara con abundante agua.
  • Como jabón corporal (apto para la zona íntima en concentraciones bajas de laurel):
    • Humedece la piel.
    • Límpiate suavemente.
    • Aclara con abundante agua.
  • Como champú (en cabellos grasos o con caspa):
    • Humedece el cabello.
    • Frota suavemente la pastilla.
    • Deja unos minutos actuar sobre el cuero cabelludo.
    • Aclara con abundante agua.
  • Como jabón de afeitado:
    • Humedece la barba.
    • Frota suavemente la pastilla hasta que haga espuma.
    • Aféitate deslizando la cuchilla suavemente.
    • Aclara con abundante agua.
  • Para lavar ropa:
    • Se utiliza del mismo modo que el jabón de Marsella, de hecho, éste es una variante del de Alepo.

Clemen-tips

  • Debido a su fama y reputación, han surgido muchas imitaciones del jabón de Alepo. Éste es el auténtico, producido en Siria de manera artesanal, con el mismo procedimiento que se sigue desde hace más de 2.000 años. Para identificar los originales te puedes fijar en detalles como:
    • Sus ingredientes, son solo 4. Si ves una lista larga de ingredientes o que han cambiado, por ejemplo, el aceite de oliva por aceite de palma, umm… sospecha y acertarás.
    • Su aspecto. Es de color amarronado-amarillento, puede ser más claro o más oscuro dependiendo de su oxidación. Además, algo característico es que todos van sellados por su fabricante, generalmente con carácteres árabes (es el idioma oficial de Siria).
    • Su interior: si lo cortas para utilizarlo de una manera más cómoda te vas a sorprender: el interior de un jabón de Alepo auténtico es de un verde muy intenso.
  • Huele bastante neutro, tiene un aroma tosco, a jabón. Aunque el laurel aporta aroma, no te imagines dándote una ducha entre hojas aromáticas de laurel, digamos que no es su punto fuerte.
  • Es importante elegir una concentración de laurel adecuada para tu piel, te ayudamos a elegirla en la pestaña “¿Para quién? Forma de uso”.
  • Aunque está indicado para todo tipo de piel, para pieles muy secas o deshidratadas creemos que hay otras opciones más adecuadas que una pastilla de jabón: por ejemplo, el aceite o el bálsamo limpiador de Lulu and Boo, o yéndonos a texturas jabonosas, el gel limpiador de Whamisa.
  • ¿Sabías que…? El de Alepo se cree que es el primer jabón sólido del mundo. Surgió en Siria y gracias a las cruzadas la producción de este jabón se propagó rápidamente por todo el mediterráneo adaptándose a cada zona con pequeñas variantes; en Francia se convirtió en jabón de Marsella y en España en jabón de Castilla.

4 revisiones para Jabón de Alepo 170-200g


  1. Lucía
    5 de 5

    (Compra verificada):

    He comprado el jabón con el 12% de laurel para el cuerpo, pero deja la piel tan limpia y suave, que ahora lo uso también en la cara para limpiar o desmaquillar por la noche. En mi caso, tengo la piel con brotes de acné adulto, pero a la vez muy sensible con tendencia a la deshidratación, y creo que este porcentaje perfecto.
    Cuando lo acabe, probaré con un porcentaje más alto de laurel, para tratar los granitos de la espalda y escote. Como explican en la descripción, es aconsejable partirlo en trozos más pequeños, ya que cunde muchísimo.

  2. Iratxe
    5 de 5

    (Compra verificada):

    Me encanta el jabón de Alepo, estoy muy contenta que ahora esté disponible en Clementine. Lo uso a diario en el cuerpo y también para lavar la cara por las mañanas.

  3. Catalina
    5 de 5

    (Compra verificada):

    Me encantan los jabones naturales, son con lo que me ducho siempre, y este me ha encantando. Deja la piel limpia, suave, con olor agradable, suave a limpieza sana. El que he probado tiene el 12% de laurel, y es perfecto. De los mejores jabones que he probado. Un 10.
    El tamaño es grande, por lo que para manejarlo lo he partido en dos trozos. Que sea grande no es un problema, claro, es fantástico.

  4. Belinda
    2 de 5

    (Compra verificada):

    A mí no me ha gustado este jabón. No me gusta nada su olor, pero tampoco cómo deja la piel, no me da sensación de limpieza. Lo compré porque tengo algo de acné en cara y espalda, pero no puedo valorar si es efectivo para esto porque no lo estoy usando con regularidad.
    Probaré con otros jabones.

Añadir un comentario


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR