Purchase this Product and Earn 48,00 Reward Points (0,48 )

Antipodes

Culture probiotic night cream mini

Crema de noche para piel sensible/alterada con probióticos y ácido hialurónico tamaño mini (15 ml)

Earn 48,00 Reward Points
12,00 

Hay existencias

Tamaño mini de 15ml

Culture probiotic pone el punto de mira en algo importantísimo que demasiadas veces ignoramos: la salud del microbioma dérmico. El objetivo de esta crema de noche es muy concreto: que quien se acueste con una piel cansada, sensible o estresada, es decir, con un microbioma alterado, se levante sintiéndola hidratada, fuerte y calmada, es decir, con uno equilibrado y mucho más saludable. Lo consigue, no podría ser de otra manera, con bacterias, más concretamente, con Good bacterias.

 

 

Más información

Apto embarazo Sin gluten Vegano

Descripción

Tamaño mini de 15ml

Culture probiotic pone el punto de mira en algo importantísimo que demasiadas veces ignoramos: la salud del microbioma dérmico. El objetivo de esta crema de noche es muy concreto: que quien se acueste con una piel cansada, sensible o estresada, es decir, con un microbioma alterado, se levante sintiéndola hidratada, fuerte y calmada, es decir, con uno equilibrado y mucho más saludable. Lo consigue, no podría ser de otra manera, con bacterias, más concretamente, con Good bacterias.

Por eso, además de ingredientes hidratantes y curativos neozelandeses como el ácido hialurónico, el mamaku y el harakeke, contiene un activo revolucionario de alto rendimiento: el Kalibiome AGE Probiotic, un derivado de un fermento de bacterias Lactobacillus presentes en el ácido láctico que tiene la asombrosa capacidad de fortalecer la barrera de la piel, aportar elasticidad e hidratación y reducir la aspereza y el enrojecimiento. Lo que decíamos, microbioma contento, piel sana y radiante.

Un poco de teoría cosmética ¿Qué es el microbioma?

El microbioma de la piel es el conjunto de esos microorganismos, que incluye billones de bacterias, que habita en ella. Guardan una estrecha relación con procesos biológicos básicos del ser humano, tanto, que sin ellos no podríamos vivir. No todos tenemos el mismo microbioma en la piel, depende de su temperatura, su textura, su grosor, la humedad… lo que sí es extensible es que las alteraciones en él están relacionadas con el deterioro de la barrera de la piel, lo que puede producir signos visibles de sensibilidad cutánea.

Os detallamos algunos de sus ingredientes

  • Jojoba: aunque parece un aceite, es en realidad una cera líquida que contiene aproximadamente un 97 % de ésteres cerosos insaturados. Estos ésteres son muy similares en composición a los que se encuentran en nuestro sebo natural de la piel, por lo que es fácilmente asimilable por la piel humana y altamente penetrable. Tiene excelentes efectos hidratantes y protectores ya que reduce la pérdida de agua transepidérmica proporcionando suavidad y flexibilidad. Es rico en vitamina E y contiene proteínas, minerales, ácido mirístico y una sustancia que imita al colágeno.
  • Espuma de la pradera: es similar a la estructura del sebo de nuestra piel y contiene un porcentaje impresionante (98%) de ácidos grasos de cadena larga que libera dentro de la epidermis nutriéndola profundamente y ayudando a la barrera de la piel a bloquear dentro la hidratación. Trata imperfecciones, ayuda a limpiar los poros, reafirma, suaviza, protege y equilibra la producción de aceite. Como tiene propiedades similares a nuestro sebo natural, es muy bueno para las pieles mixtas y grasas.
  • Bisabolol: es una de las partes activas de la manzanilla, que contiene aproximadamente un 30% de bisabolol. Es un líquido aceitoso transparente rico en propiedades antiinflamatorias y calmantes.
  • Ácido hialurónico querido por pieles deshidratadas y envejecidas por igual, es un polisacárido que se encuentra de forma natural en nuestros órganos y tejidos, sin embargo, su presencia se ve mermada hasta en el 50% con el paso de los años, teniendo como consecuencia la aparición de signos de la edad como las arrugas. Su aportación tópica tiene como objetivo contrarrestar esta pérdida natural. Hay dos tipos dependiendo del tamaño de sus moléculas. Cada grupo tiene su función:
    • Ácido hialurónico de bajo y medio peso molecular: penetra en la piel profundamente gracias a su pequeño tamaño consiguiendo rellenar las arrugas y mejorar la firmeza, de ahí su potencial en tratamientos antiedad. Además, su capacidad para reponer la humedad de la piel es realmente impresionante, tiene la capacidad de retener la del ambiente y liberarla a la piel cuando ésta más lo necesita. Solo un dato: un gramo de ácido hialurónico puede retener hasta 6 litros de agua. Esta característica de fijación de la humedad es particularmente importante cuando se trata del envejecimiento de la piel, ya que la vuelve más suave, lisa y radiante.
    • Ácido hialurónico de alto peso molecular: sus moléculas son más grandes, por lo que no penetra en la piel. Se queda en la superficie creando una capa que evita la pérdida por evaporación del agua ya existente, por lo que es un ingrediente extraordinariamente humectante. También facilita la absorción de otros principios activos.
  • Aloe Vera: conocido por ser excelente para todos los tipos de piel, se usa externamente para reequilibrar la sequedad y calmar la piel delicada. Se sabe que penetra en la piel cuatro veces más rápido que el agua y que tiene propiedades calmantes y suavizantes. El gel de aloe tiene un 96 % de agua, por lo que es un excelente hidratante para la piel. Ayuda a reequilibrar la producción de aceite, reducir la inflamación y a curar heridas. Sus componentes activos son esteroles vegetales naturales, ácidos orgánicos, vitaminas del grupo B, minerales, aminoácidos, polisacáridos y enzimas, todos ellos lo convierten en un extraordinario alimento para la piel.
  • Fermento de lactobacilus: es ingrediente probiótico (que contiene bacterias vivas que contribuyen al buen funcionamiento del microbioma de la piel) procedente del ácido láctico, que protege la barrera de la piel y previene la pérdida transepidérmica de agua, también tiene propiedades calmantes y es antimicrobiano. Forma parte del activo Kalibiome AGE Probiotic.
  • Kalibiome AGE Probiotic: es un compuesto innovador de alto rendimiento, una «buena bacteria» para la piel. Este probiótico no vivo está hecho de una pequeña cantidad de bacterias cultivadas, sometidas a un proceso de doble fermentación para eliminar las bacterias y toxinas dañinas. El compuesto resultante es activo y estable para su uso en el cuidado de la piel. Se ha demostrado científicamente in vitro que ayuda a mejorar la matriz extracelular, a restaurar la barrera de la piel y a equilibrar su microbioma. Al proteger las células contra el estrés oxidativo, ayuda a reducir la inflamación y el enrojecimiento que pueden causar el acné y las imperfecciones. Esta innovadora bacteria tiene la capacidad de estimular el colágeno tipo I, aumentando la elasticidad y reduciendo la aspereza, y ayuda a aumentar la hidratación estimulando el ácido hialurónico que se produce de forma natural en las células, lo que da como resultado una piel más tersa y elástica.
  • Mamaku: debido a su aislamiento geográfico en el ecosistema de Nueva Zelanda se ha conservado genéticamente desde hace 80 millones de años, es coetáneo los dinosaurios, una encarnación viviente del mundo prehistórico. Es también un icono y símbolo de la riqueza de los recursos naturales de este país. Para los maoríes era una planta medicinal indispensable. Es fuente de biopolímeros naturales: celulosa, lignina, gelatina y quitina, que actúan como agentes antienvejecimiento, tensores, reafirmantes, antiarrugas y antimanchas.
  • Harakeke: es una planta herbácea originaria de la isla de Norfolk y de Nueva Zelanda. En realidad es muy diferente al lino, pero le dieron este nombre debido a que también se utilizaban sus fibras para realizar tejidos. Ha sido utilizada por los maoríes tradicionalmente como remedio antibacteriano, como anestésico y para curar irritaciones y quemaduras en la piel.
  • Hibisco Rosa de Jamaica es una planta originaria del África tropical, aunque se ha introducido en regiones de Australia, Centroamérica y el sudeste de Asia. Es gran antioxidante con efectos estudiados contra el estrés oxidativo de la piel gracias a su composición rica en compuestos fenólicos y antocianinas.

Ingredientes

Aqua (Water), Glycerine (Glicerina vegetal), Cetearyl Olivate, Sorbitan Olivate, Sodium Acrylates Copolymer & Lecithin, Simmondsia Chinensis (Jojoba) Seed Oil, Limnanthes Alba (Espuma de la pradera) Oil, Dehydroacetic Acid, Benzyl Alcohol, Glyceryl Caprylate, Bisabolol, Sodium Hyaluronate (Ácido hialurónico), Xanthan Gum & Lecithin & Sclerotium Gum & Pullulan, Aloe Barbadensis (Aloe Vera) Leaf Extract, Kalibiome AGE Probiotic: [Lactobacillus Ferment (Fermento de lactobacilus), Mannitol, Maltodextrin] Sodium Citrate, Cyathea Medullaris (Mamaku) Black Fern Extract, Phormium Tenax (Harakeke) Flax Extract, Hibiscus Sabdariffa (Hibisco Rosa de Jamaica) Flower Extract, Mica, Titanium Dioxide, Iron Oxide, Manganese Violet, Perfume natural de rosa fresca: Citral**, Citronellol**, Geraniol**, D-Limonene**, Linalool**.

** Sustancias presentes naturalmente en los aceites esenciales.

¿Para quién? Forma de uso

Ideal para piel:

  • Sensible
  • Cansada
  • Estresada y alterada
  • Desequilibrada

Forma de uso:

  • Utilízalo en la rutina de noche.
  • Con la piel limpia, coge un poquito de crema y aplícala en la cara, el cuello y el escote.
  • Masajéala con movimientos circulares ascendentes hasta su completa absorción.

Clemen-tips

  • Tamaño ideal para probar el producto a un precio asequible o llevarte de viaje.
  • Para un cuidado integral con probióticos, Antipodes ha creado una completa línea que consta de esta crema nocturna (Culture), un sérum (Credo) y una mascarilla (Flora).
  • Todas las cajas en las que vienen protegida la cosmética de Antipodes están hechas de cartón 100% biodegradable y reciclable derivado de bosques sostenibles, y la impresión está hecha con tinta 100% ecológica de origen vegetal. El envoltorio de plástico que utilizan como precinto es aún plástico, pero están trabajando en una alternativa más sostenible.
  • Viene presentada en un frasquito de vidrio con tapa a rosca. Cómodo y sostenible.
  • Su textura es muy ligera, es una “water cream”. Como imaginarás, se absorbe con mucha falicidad y deja el rostro fresco, terso y muy suave.
  • Tiene un intenso aroma a rosas frescas, una vez aplicado no perdura en la piel.
  • Si buscas un sérum para piel sensible, echa un vistazo a Apostle de Antipodes, juntos son lo más.
  • Solo para beauty-freaks: ¿sabes la diferencia entre un prebiótico y un probiótico?
    • Los probióticos son microorganismos vivos que al ingerirlos o introducirlos en nuestro cuerpo pueden aportar beneficios a nuestra salud.
    • Los prebióticos son un tipo especial de hidratos de carbono que una vez fermentados en nuestro tracto intestinal, sirven de alimento para las bacterias beneficiosas que viven en nuestro cuerpo.
  • ¿Sabías que Antipodes desarrolla su propia línea de investigación científica con ensayos clínicos in vitro de la mano de las mejores mentes de Nueva Zelanda? En estos ensayos se puede observar cómo las células de la piel reaccionan cuando se exponen a formulaciones finales de producto. Es algo que muy pocas marcas, al margen de los grandes imperios cosméticos, tienen a su alcance. Ellos lo han conseguido, de esta manera han desarrollado importantes patentes a partir de plantas neozelandesas como el activo Vinanza®.
  • Gracias a los INCIs de Antipodes hemos aprendido sobre plantas medicinales utilizadas por la cultura maorí durante siglos, algunas embotelladas en su cosmética son el lino harakeke, el helecho negro mamaku, el kawakawa (familia del pimentero) o el precioso árbol Pohutukawa. También nos encontramos con otras plantas neozelandesas más famosos mundialmente: como la miel de manuka, el kiwi o su extraordinaria uva.

4 valoraciones

  1. Montse (propietario verificado)

    Me gusta mucho su olor y la textura es agradable pero yo la mezclo con un aceite porque me gustan las cremas más untuosas. Se me queda un pelín corta de hidratación.

  2. Anahí (propietario verificado)

    Quería probar esta marca y no decepciona. Hidrata sin pesadez, deja una sensación suave y no tiene mucho olor, lo cual me gusta.

  3. Cristina (propietario verificado)

    No es la típica crema de noche untuosa, es ligera sin dejar sensación grasa. Quería probarla porque últimamente mi piel está un poco loca debido al estrés. De momento parece que me va bien. La utilizo junto al serum Credo.

  4. Beatriz (propietario verificado)

    Fui a dar con esta crema porque buscaba alguna crema ligera, fresca, para estas noches tan calurosas de verano. Y bueno, tiene un olor agradable, empolvado, y la textura es fresca. La piel queda perfectamente mate. A mi me gustan texturas más jugosas y esta no me hidrata lo suficiente. Es una buena crema pero no es para mi. La recomiendo si tienes una piel mixta o grasa, ceo que iría ideal.

¿Quieres dejar un comentario?
Añadir una valoración
Descripción

Descripción

Tamaño mini de 15ml

Culture probiotic pone el punto de mira en algo importantísimo que demasiadas veces ignoramos: la salud del microbioma dérmico. El objetivo de esta crema de noche es muy concreto: que quien se acueste con una piel cansada, sensible o estresada, es decir, con un microbioma alterado, se levante sintiéndola hidratada, fuerte y calmada, es decir, con uno equilibrado y mucho más saludable. Lo consigue, no podría ser de otra manera, con bacterias, más concretamente, con Good bacterias.

Por eso, además de ingredientes hidratantes y curativos neozelandeses como el ácido hialurónico, el mamaku y el harakeke, contiene un activo revolucionario de alto rendimiento: el Kalibiome AGE Probiotic, un derivado de un fermento de bacterias Lactobacillus presentes en el ácido láctico que tiene la asombrosa capacidad de fortalecer la barrera de la piel, aportar elasticidad e hidratación y reducir la aspereza y el enrojecimiento. Lo que decíamos, microbioma contento, piel sana y radiante.

Un poco de teoría cosmética ¿Qué es el microbioma?

El microbioma de la piel es el conjunto de esos microorganismos, que incluye billones de bacterias, que habita en ella. Guardan una estrecha relación con procesos biológicos básicos del ser humano, tanto, que sin ellos no podríamos vivir. No todos tenemos el mismo microbioma en la piel, depende de su temperatura, su textura, su grosor, la humedad… lo que sí es extensible es que las alteraciones en él están relacionadas con el deterioro de la barrera de la piel, lo que puede producir signos visibles de sensibilidad cutánea.

Os detallamos algunos de sus ingredientes

  • Jojoba: aunque parece un aceite, es en realidad una cera líquida que contiene aproximadamente un 97 % de ésteres cerosos insaturados. Estos ésteres son muy similares en composición a los que se encuentran en nuestro sebo natural de la piel, por lo que es fácilmente asimilable por la piel humana y altamente penetrable. Tiene excelentes efectos hidratantes y protectores ya que reduce la pérdida de agua transepidérmica proporcionando suavidad y flexibilidad. Es rico en vitamina E y contiene proteínas, minerales, ácido mirístico y una sustancia que imita al colágeno.
  • Espuma de la pradera: es similar a la estructura del sebo de nuestra piel y contiene un porcentaje impresionante (98%) de ácidos grasos de cadena larga que libera dentro de la epidermis nutriéndola profundamente y ayudando a la barrera de la piel a bloquear dentro la hidratación. Trata imperfecciones, ayuda a limpiar los poros, reafirma, suaviza, protege y equilibra la producción de aceite. Como tiene propiedades similares a nuestro sebo natural, es muy bueno para las pieles mixtas y grasas.
  • Bisabolol: es una de las partes activas de la manzanilla, que contiene aproximadamente un 30% de bisabolol. Es un líquido aceitoso transparente rico en propiedades antiinflamatorias y calmantes.
  • Ácido hialurónico querido por pieles deshidratadas y envejecidas por igual, es un polisacárido que se encuentra de forma natural en nuestros órganos y tejidos, sin embargo, su presencia se ve mermada hasta en el 50% con el paso de los años, teniendo como consecuencia la aparición de signos de la edad como las arrugas. Su aportación tópica tiene como objetivo contrarrestar esta pérdida natural. Hay dos tipos dependiendo del tamaño de sus moléculas. Cada grupo tiene su función:
    • Ácido hialurónico de bajo y medio peso molecular: penetra en la piel profundamente gracias a su pequeño tamaño consiguiendo rellenar las arrugas y mejorar la firmeza, de ahí su potencial en tratamientos antiedad. Además, su capacidad para reponer la humedad de la piel es realmente impresionante, tiene la capacidad de retener la del ambiente y liberarla a la piel cuando ésta más lo necesita. Solo un dato: un gramo de ácido hialurónico puede retener hasta 6 litros de agua. Esta característica de fijación de la humedad es particularmente importante cuando se trata del envejecimiento de la piel, ya que la vuelve más suave, lisa y radiante.
    • Ácido hialurónico de alto peso molecular: sus moléculas son más grandes, por lo que no penetra en la piel. Se queda en la superficie creando una capa que evita la pérdida por evaporación del agua ya existente, por lo que es un ingrediente extraordinariamente humectante. También facilita la absorción de otros principios activos.
  • Aloe Vera: conocido por ser excelente para todos los tipos de piel, se usa externamente para reequilibrar la sequedad y calmar la piel delicada. Se sabe que penetra en la piel cuatro veces más rápido que el agua y que tiene propiedades calmantes y suavizantes. El gel de aloe tiene un 96 % de agua, por lo que es un excelente hidratante para la piel. Ayuda a reequilibrar la producción de aceite, reducir la inflamación y a curar heridas. Sus componentes activos son esteroles vegetales naturales, ácidos orgánicos, vitaminas del grupo B, minerales, aminoácidos, polisacáridos y enzimas, todos ellos lo convierten en un extraordinario alimento para la piel.
  • Fermento de lactobacilus: es ingrediente probiótico (que contiene bacterias vivas que contribuyen al buen funcionamiento del microbioma de la piel) procedente del ácido láctico, que protege la barrera de la piel y previene la pérdida transepidérmica de agua, también tiene propiedades calmantes y es antimicrobiano. Forma parte del activo Kalibiome AGE Probiotic.
  • Kalibiome AGE Probiotic: es un compuesto innovador de alto rendimiento, una «buena bacteria» para la piel. Este probiótico no vivo está hecho de una pequeña cantidad de bacterias cultivadas, sometidas a un proceso de doble fermentación para eliminar las bacterias y toxinas dañinas. El compuesto resultante es activo y estable para su uso en el cuidado de la piel. Se ha demostrado científicamente in vitro que ayuda a mejorar la matriz extracelular, a restaurar la barrera de la piel y a equilibrar su microbioma. Al proteger las células contra el estrés oxidativo, ayuda a reducir la inflamación y el enrojecimiento que pueden causar el acné y las imperfecciones. Esta innovadora bacteria tiene la capacidad de estimular el colágeno tipo I, aumentando la elasticidad y reduciendo la aspereza, y ayuda a aumentar la hidratación estimulando el ácido hialurónico que se produce de forma natural en las células, lo que da como resultado una piel más tersa y elástica.
  • Mamaku: debido a su aislamiento geográfico en el ecosistema de Nueva Zelanda se ha conservado genéticamente desde hace 80 millones de años, es coetáneo los dinosaurios, una encarnación viviente del mundo prehistórico. Es también un icono y símbolo de la riqueza de los recursos naturales de este país. Para los maoríes era una planta medicinal indispensable. Es fuente de biopolímeros naturales: celulosa, lignina, gelatina y quitina, que actúan como agentes antienvejecimiento, tensores, reafirmantes, antiarrugas y antimanchas.
  • Harakeke: es una planta herbácea originaria de la isla de Norfolk y de Nueva Zelanda. En realidad es muy diferente al lino, pero le dieron este nombre debido a que también se utilizaban sus fibras para realizar tejidos. Ha sido utilizada por los maoríes tradicionalmente como remedio antibacteriano, como anestésico y para curar irritaciones y quemaduras en la piel.
  • Hibisco Rosa de Jamaica es una planta originaria del África tropical, aunque se ha introducido en regiones de Australia, Centroamérica y el sudeste de Asia. Es gran antioxidante con efectos estudiados contra el estrés oxidativo de la piel gracias a su composición rica en compuestos fenólicos y antocianinas.

Ingredientes

Ingredientes

Aqua (Water), Glycerine (Glicerina vegetal), Cetearyl Olivate, Sorbitan Olivate, Sodium Acrylates Copolymer & Lecithin, Simmondsia Chinensis (Jojoba) Seed Oil, Limnanthes Alba (Espuma de la pradera) Oil, Dehydroacetic Acid, Benzyl Alcohol, Glyceryl Caprylate, Bisabolol, Sodium Hyaluronate (Ácido hialurónico), Xanthan Gum & Lecithin & Sclerotium Gum & Pullulan, Aloe Barbadensis (Aloe Vera) Leaf Extract, Kalibiome AGE Probiotic: [Lactobacillus Ferment (Fermento de lactobacilus), Mannitol, Maltodextrin] Sodium Citrate, Cyathea Medullaris (Mamaku) Black Fern Extract, Phormium Tenax (Harakeke) Flax Extract, Hibiscus Sabdariffa (Hibisco Rosa de Jamaica) Flower Extract, Mica, Titanium Dioxide, Iron Oxide, Manganese Violet, Perfume natural de rosa fresca: Citral**, Citronellol**, Geraniol**, D-Limonene**, Linalool**.

** Sustancias presentes naturalmente en los aceites esenciales.

¿Para quién? Forma de uso

¿Para quién? Forma de uso

Ideal para piel:

  • Sensible
  • Cansada
  • Estresada y alterada
  • Desequilibrada

Forma de uso:

  • Utilízalo en la rutina de noche.
  • Con la piel limpia, coge un poquito de crema y aplícala en la cara, el cuello y el escote.
  • Masajéala con movimientos circulares ascendentes hasta su completa absorción.
Clemen-tips

Clemen-tips

  • Tamaño ideal para probar el producto a un precio asequible o llevarte de viaje.
  • Para un cuidado integral con probióticos, Antipodes ha creado una completa línea que consta de esta crema nocturna (Culture), un sérum (Credo) y una mascarilla (Flora).
  • Todas las cajas en las que vienen protegida la cosmética de Antipodes están hechas de cartón 100% biodegradable y reciclable derivado de bosques sostenibles, y la impresión está hecha con tinta 100% ecológica de origen vegetal. El envoltorio de plástico que utilizan como precinto es aún plástico, pero están trabajando en una alternativa más sostenible.
  • Viene presentada en un frasquito de vidrio con tapa a rosca. Cómodo y sostenible.
  • Su textura es muy ligera, es una “water cream”. Como imaginarás, se absorbe con mucha falicidad y deja el rostro fresco, terso y muy suave.
  • Tiene un intenso aroma a rosas frescas, una vez aplicado no perdura en la piel.
  • Si buscas un sérum para piel sensible, echa un vistazo a Apostle de Antipodes, juntos son lo más.
  • Solo para beauty-freaks: ¿sabes la diferencia entre un prebiótico y un probiótico?
    • Los probióticos son microorganismos vivos que al ingerirlos o introducirlos en nuestro cuerpo pueden aportar beneficios a nuestra salud.
    • Los prebióticos son un tipo especial de hidratos de carbono que una vez fermentados en nuestro tracto intestinal, sirven de alimento para las bacterias beneficiosas que viven en nuestro cuerpo.
  • ¿Sabías que Antipodes desarrolla su propia línea de investigación científica con ensayos clínicos in vitro de la mano de las mejores mentes de Nueva Zelanda? En estos ensayos se puede observar cómo las células de la piel reaccionan cuando se exponen a formulaciones finales de producto. Es algo que muy pocas marcas, al margen de los grandes imperios cosméticos, tienen a su alcance. Ellos lo han conseguido, de esta manera han desarrollado importantes patentes a partir de plantas neozelandesas como el activo Vinanza®.
  • Gracias a los INCIs de Antipodes hemos aprendido sobre plantas medicinales utilizadas por la cultura maorí durante siglos, algunas embotelladas en su cosmética son el lino harakeke, el helecho negro mamaku, el kawakawa (familia del pimentero) o el precioso árbol Pohutukawa. También nos encontramos con otras plantas neozelandesas más famosos mundialmente: como la miel de manuka, el kiwi o su extraordinaria uva.
Valoraciones (4)

4 valoraciones

  1. Montse (propietario verificado)

    Me gusta mucho su olor y la textura es agradable pero yo la mezclo con un aceite porque me gustan las cremas más untuosas. Se me queda un pelín corta de hidratación.

  2. Anahí (propietario verificado)

    Quería probar esta marca y no decepciona. Hidrata sin pesadez, deja una sensación suave y no tiene mucho olor, lo cual me gusta.

  3. Cristina (propietario verificado)

    No es la típica crema de noche untuosa, es ligera sin dejar sensación grasa. Quería probarla porque últimamente mi piel está un poco loca debido al estrés. De momento parece que me va bien. La utilizo junto al serum Credo.

  4. Beatriz (propietario verificado)

    Fui a dar con esta crema porque buscaba alguna crema ligera, fresca, para estas noches tan calurosas de verano. Y bueno, tiene un olor agradable, empolvado, y la textura es fresca. La piel queda perfectamente mate. A mi me gustan texturas más jugosas y esta no me hidrata lo suficiente. Es una buena crema pero no es para mi. La recomiendo si tienes una piel mixta o grasa, ceo que iría ideal.

¿Quieres dejar un comentario?
Añadir una valoración

Su mejor amigo

El sérum Credo, de la misma línea calmante de probióticos también está disponible en formato mini y ambos hacen un tándem perfecto.

Credo-Probiotic-Ferment-Revitalise-Serum-mini-10ml-Antipodes.webp (1030×1200)

Qué buena pareja

También podría gustarte

Whamisa

Fresh Cactus Soothing & Lifting Prickly Pear Mask

Mascarilla calmante y rellenadora con efecto lifting (100 g)

(7)
45,99 
(11)
9,00 
Sin stock

Whamisa

Organic flowers cleansing water

Agua limpiadora con activos fermentados (500 ml)

(14)
44,99 

Pai Skincare

Viper's Gloss

Aceite antiedad de echium y amaranto para piel madura, incluida la sensible (30 ml)

(11)
59,00