Envío 24/48H gratis desde 35€

5% de descuento en tu primera compra con el cupón: holaclementine |  Programa de puntos

RECIBE NUESTROS DESCUENTOS Y CUPONES

Aunque aún no os hayamos hablado sobre ello, lo sabemos; uno de los efectos colaterales de la situación actual nos incumbe especialmente.

El maskné es esa nueva dolencia cutánea que comenzamos a ver por todas partes y que enseguida todos supimos qué era por la escasa equivocidad del juego de palabras: mascarilla y acné. No había pérdida y cada vez más personas se unían al desdichado club.

Nos habéis preguntado mucho, pero hasta ahora no habíamos tratado el tema en público porque para nosotros también era nuevo. Queríamos estar seguros de que lo que os recomendamos funciona. Después de probar muchos productos y diferentes rutinas, ya sabemos qué es efectivo casi infaliblemente en la mayoría de los casos. Y es hora de compartirlo.

Pero comencemos por el principio:

¿Qué es el maskné?

El maskné es una variedad del acné en la que la irritación de los poros de la piel es producida por el uso de la mascarilla.

La presión y fricción (el roce mecánico continuo) crean minúsculas heridas invisibles que pueden infectarse.

Para agudizar aún más el problema, especialmente las mascarillas que están hechas con fibras plásticas (como por ejemplo las quirúrgicas desechables) actúan reduciendo la ventilación de la zona e impidiendo que se libere la humedad del aliento y la transpiración, por lo que crean un ambiente cálido y húmedo que es el caldo de cultivo perfecto para bacterias y ácaros.

Podríamos decir que, entre una cosa y otra, se arma la Marimorena.

¿Cómo solucionarlo?

Es indispensable tener una mascarilla adecuada.

Os dejamos unos tips para elegir bien:

  • Tómate tu tiempo para encontrar una mascarilla que se adapte a tu cara, si está fija y bien ajustada, evitarás que se mueva y con ello reducirás la fricción que ejerce sobre la piel.
  • Haz caso a los tiempos de uso. No uses más de un día una mascarilla que está fabricada para usar solamente un día. Lava a diario las reutilizables.
  • Pásate a los materiales naturales. Si tu trabajo te lo permite olvídate de las mascarillas de material sintético y hazte con unas reutilizables (homologadas como seguras) de algodón, dejarán transpirar el aliento y la humedad manteniendo la zona mejor ventilada y, por lo tanto, menos propensa a sufrir una infección. Además, son mucho más sostenibles al no ser desechables. Si tienes oportunidad, existen mascarillas que contienen materiales bactericidas como por ejemplo el cobre o plata.

¿Qué podemos hacer desde la cosmética?

Mucho. Lo más importante: mantener la piel limpia y una barrera epidérmica sana y fuerte.

Esta es nuestra rutina definitivísima, efectiva, orgánica, completa y sencilla (son 5 pasos) para combatir el maskné:

— 1. Limpiador muy suave

Es esencial extremar la higiene, pero también llevarla a cabo de una manera muy respetuosa.

Es más aconsejable utilizar 2 veces al día (mañana y noche) un limpiador suave, que una vez al día un limpiador agresivo.

Lo importante es no deshidratar, ni alterar o agredir la barrera epidérmica y el microbioma de la piel, ese conjunto de bacterias beneficiosas que viven en ella y nos protegen.

El que mejor os (y nos) ha funcionado es el gel limpiador de ortiga y árbol del té de limón de Lulu and Boo. El ingrediente más abundante de este gel limpiador es la glicerina vegetal, un humectante y protector, y el segundo el aloe vera, de sobra conocidas sus bondades por todos. En menor cantidad, contiene dos limpiadores vegetales suaves pero efectivos (Lauryl Betaine, Decyl Glucoside) e ingredientes antibacterianos como el propóleo o el árbol del té del limón. Tenemos mucha experiencia con él en casos de acné y hemos comprobado que también es una opción perfecta para el maskné.

— 2. Tónico-exfoliante con ácidos AHA y BHA vegetales

Cuando la piel se encuentra inflamada, aconsejamos evitar el uso de exfoliantes mecánicos , es decir, los que contienen partículas que rascan. Sin embargo, existen exfoliantes suaves a base de ácidos naturales que nos ayudarán a eliminar la capa superficial de células muertas facilitando la transpiración y la higiene sin agredir la piel. Si, además, usamos activos como el ácido salicílico, que actúan desobstruyendo los poros, se lo estaremos poniendo muy difícil al maskné. Todo esto lo cumple Skinfoliate de Jane Scrivner, un tónico-exfoliante renovador celular con ácidos AHA’s de frutas como el málico, el glicólico o el cítrico, y con un BHA; el ácido salicílico, ingrediente estrella en cuanto a neutralizar el acné se refiere.

— 3. Aceite-sérum con alto contenido en ácido linoleico

En estudios científicos como este, se ha puesto de manifiesto que las pieles con acné tienen un déficit de ácido linoleico en el sebo, por esta razón, los aceites vegetales ricos en este ácido son una gran ayuda para mejorar la dolencia y ayudar a equilibrar la piel.

Se estima que el aceite de rosa mosqueta contiene entre un 35% y un 50% de ácido linoleico. Tras muchos años de experiencia, y estando en el TOP 3 de los productos más vendidos de nuestra historia, hemos comprobado que el todoterreno Aceite bioregenerante de Pai también es ideal para el maskné. Es simplemente la rosa mosqueta más potente y concentrada del mundo, si queréis saber por qué podéis leer este post.

Con Pai conseguiremos acelerar la regeneración de la piel y equilibrar su nivel de ácidos grasos esenciales, lo que se traducirá en una piel sana que tendrá más herramientas para combatir las agresiones producidas por el uso de la mascarilla.

— 4. Crema hidratante no oclusiva

La crema es esencial para mantener un nivel de hidratación correcto y para proteger a la piel de la erosión por el roce de las fibras.

Debemos elegir una de textura ligera y de absorción rápida, siendo de vital importancia que se haya absorbido totalmente antes de colocarnos la mascarilla.

Evitaremos ingredientes oclusivos (como por ejemplo el petrolatum) e incorporaremos, en su lugar, activos antiinflamatorios y antibactericidas.

Inquietud en el Himalaya de Terai cumple todos los requisitos anteriores en la teoría y hemos visto que funciona en la práctica, por lo que es nuestra principal recomendación. Una crema ligera y refrescante con un contenido muy alto en activos antiinflamatorios, fungicidas, antisépticos, cicatrizantes y bactericidas como la cúrcuma y el neem.

— 5. Mascarilla depurativa

Es un extra, pero si nos pidierais reducir esta rutina, os aconsejaríamos 2 productos: el Skinfoliate y esta mascarilla; incorporándolos como un complemento a vuestra rutina habitual, las mejorías serían ya muy notables.

La Mascarilla de Dulkamara es uno de los productos más complejos que tenemos, vais a alucinar con sus efectos desde el primer día: desintoxica, absorbe impurezas, regula la secreción sebácea y oxigena la piel. Su efecto depurativo actúa como “desatascador” de la suciedad profunda.

Podéis utilizarla como mascarilla o como pomada; aplicando antes de dormir una capa fina sobre la zona afectada y dejando que actúe durante toda la noche, que en el caso del maskné, es como recomendamos hacerlo.

Para terminar

En resumen, para evitar o mitigar el maskné es imprescindible elegir una mascarilla adecuada, tanto en material como en forma, y mantenerla siempre lo más limpia posible; en cuanto a la piel, es importantísimo tratar de que la zona esté siempre seca, controlar muy bien su higiene y cuidarla y protegerla con productos como los que os acabamos de presentar, que se adecuen a la nueva situación que vive.

Os recordamos que podéis leer la descripción y la forma de uso de cada producto por separado para conocerlos en detalle.

Esperamos que os haya servido de ayuda,

hasta muy pronto,

Be Clementine!

by Leticia

www.beclementine.com

MUESTRAS GRATIS EN CADA PEDIDO

Si quieres alguna en concreto solo pídenosla

PROGRAMA DE PUNTOS

Agradecemos y premiamos tu fidelidad con descuentos

ENVÍOS 24-48h

Realizamos tus envíos a través de mensajería express. Gratis a partir de 35€