A. Florence Skincare es una marca de cuidado de la piel capitaneada por Tina Sanders, una farmacéutica londinese especializada en botánica, y lanzada al mercado español por Clementine en Febrero de 2020.

La pasión de A. Florence son las fórmulas de alto rendimiento llenas de principios activos respaldados por estudios clínicos. Su principal fijación, las pieles que tienen una barrera cutánea debilitada. Su compromiso, sentar las bases de sus creaciones en la sostenibilidad y en los estudios farmacológicos tradicionales, con especial fijación en los estudios sobre ceramidas y la investigación sobre la importancia de ácidos grasos esenciales llevada a cabo por George y Mildred Burr. Su máxima, que una piel bonita, sana y con capacidad para mantenerse más tiempo joven, comienza con una barrera cutánea saludable.

El proceso creativo que siguen en el desarrollo de sus productos tiene mucho que ver con lo anterior, ya que existe una fuerte evidencia de que la deficiencia de ceramidas y ácidos grasos esenciales afecta a la función y apariencia de la piel, es lo que ocurre, por ejemplo, con el acné, rosácea, o dermatitis. También entrarían aquí las pieles sensibilizadas por dietas extremas sin grasas, las afectadas por estrés emocional a largo plazo, las dañadas por los rayos UV o las que sufren de daño ambiental. Además de para repararlas, está demostrado que el uso tópico de estos activos revierte el foto-envejecimiento inducido por los rayos UV y atenúa las respuestas inflamatorias de la piel.

Sus formulaciones multitarea combinan una gran cantidad de activos: extractos de plantas bioactivos, aceites vegetales, las ya citadas y maravillosas ceramidas, colesterol, prebióticos, vitaminas como la niacinamida (B3), el pantenol (B5), retinoides (A), vitamina C o vitamina E, ácido lipoico, salicílico, AHAs, PHA, BHAs, encimas de frutas, ácidos hialurónicos de diferentes pesos moleculares, péptidos y los antioxidantes más potentes que existen, funcionan en perfecta sinergia para penetrar en la piel profundamente y proporcionar nutrientes donde más se necesitan. Además, algo muy característico y que encontrarás en el corazón de muchos de sus cosméticos: su infusión de escualano vegetal de aceite de oliva con 7 extractos de plantas antiinflamatorias: ginkgo biloba (que su hoja es a la vez el logo de la marca), caléndula, melisa, llantén, malvavisco, diente de león y regaliz.

La calidad es otra de las prioridades de la marca: todos los aceites que usan son vírgenes, orgánicos o silvestres, prensados en frío o extraídos mediante CO2 supercrítico. Sus mezclas patentadas están hechas a mano desde cero, sin usar bases pre-mezcladas. Para garantizar la frescura y potencia de los ingredientes, elaboran de manera artesanal sus productos en pequeños lotes en su estudio londinense. Como empresa sostenible, utilizan vidrio reciclable en todos sus productos y reducen los envases al mínimo.

Dicho todo esto, creemos que queda claro por qué se ha ganado un hueco en Clementine.

A. Florence; fórmulas high-tech potentísimas y sostenibles que son, en esencia, una oda al principio activo cosmético.

Leer más
Leer menos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR