13 errores que no ayudan a tu cabello

Muchas veces, por rutina o porque hemos interiorizado una manera de tratar nuestro cabello, no nos paramos a pensar si estamos haciéndolo de forma correcta o no. Hacer un mal uso de los utensilios de peluquería puede dar lugar a que no les saquemos el máximo partido o, lo que es peor, a estropear el cabello.

En el post de hoy os contamos algunos errores comunes en el día a día de nuestro cuidado capilar, puede que alguno te parezca obvio pero … ¿cuántos de ellos cometes? Si te sientes indentificad@ con alguno de ellos, te animamos a que cambies el hábito por uno más saludable para tu cabello ¡Empezamos!

  1. Frotar el pelo con la toalla para secarlo. Usar la toalla para retirar el exceso de humedad es el método habitual por ser útil y rápido, el problema viene cuando lo hacemos de forma incorrecta, lo cual nos lleva directamente a la rotura del cabello y al encrespamiento. En lugar de retorcerte el pelo antes de salir de la ducha, y después pasar la toalla frotando para quitar el exceso de humedad, prueba a apretar el pelo por secciones, tomando mechones grandes de pelo, y escurrirlo como si lo estrujaras; repite la operación, esta vez con la toalla, una vez hayas salido de la ducha.
    Secado-toalla

    Seguro que lo haces (casi) diariamente.


  2. Usar el secador a una temperatura inadecuada. Las prisas no son buenas, y a la hora de secarte el pelo, tampoco. Usar un secador demasiado caliente, no hará más que estropearte el pelo, quemarlo, encresparlo y machacar las puntas. No quieras correr demasiado, pues te pasará factura. Empieza siempre con la temperatura más baja del secador. Una vez que te acostumbres, verás cómo no necesitas tanto calor y el pelo te queda más bonito y brillante.

  3. Usar el secador cuando el cabello está demasiado mojado. Parece una tontería, pero cuanto más tiempo estés aplicando calor al cabello y al cuero cabelludo, más tiempo lo estás agrediendo. Por eso, usa la toalla para absorber la mayor cantidad de humedad posible (recuerda el punto 1) y deja secar al aire el mayor tiempo posible. Puedes aprovechar para maquillarte, o hacer otras tareas, y después terminar con el secador a baja temperatura.

  4. Utilizar aparatos de calor sobre el pelo mojado. Utilizar tenacillas o planchas directamente sobre el pelo mojado no es una buena idea. El calor extremo de los aparatos eléctricos al juntarse con la humedad, hace que se desprenda vapor, que hará que el pelo se “cueza”. Ni el resultado será el esperado, ni el pelo lo agradecerá, sino todo lo contrario, es una forma estupenda de castigarlo y dañarlo.

  5. No usar un protector térmico. Si eres de l@s que a diario utiliza secador, planchas, tenacillas, etc…, estás agrediendo el pelo constantemente. ¿No crees que te vendría bien un producto que te ayude a paliar los efectos indeseables del calor extremo?
    El protector térmico de John Masters, un básico para las más exigentes.

    El protector térmico de John Masters, un básico para las más exigentes.


  6. Dejar el secador, plancha o tenacillas demasiado tiempo en la misma zona. Aplicar una fuente de calor directa durante mucho tiempo en la misma zona del cabello hará que lo dañes mucho más. Procura hacer movimientos más rápidos en diferentes áreas y volver a la misma si es necesario al cabo de un rato, en lugar de centrarte mucho tiempo en la misma. Además vas a conseguir mayor movilidad en el peinado.

  7. No limpiar los utensilios con regularidad. Los cepillos, peines y aparatos eléctricos recogen pelos, polvo, sebo, células muertas, residuos de productos fijadores, etc… Todo ello puede hacer que se generen bacterias si no se limpian con asiduidad, que se vuelven a depositar en el pelo. No es necesario que estés todos los días limpiándolos, pero cuando veas que empieza a acumularse suciedad… es hora de un lavado.

  8. Peinarse demasiado tirante. La tensión constante en el cuero cabelludo debilita el folículo, por lo que el cabello se vuelve más frágil y quebradizo. Que te gusten los recogidos está muy bien, pero deja descansar al pelo y déjalo suelto de vez en cuando. ¡Te lo agradecerá!

  9. Usar productos con siliconas. Si aún no has dado el paso, no has hecho el cambio, deberías saber que los productos capilares convencionales basan su formulación en siliconas, que crean la ilusión de tener un pelo sano y brillante; nada más lejos de la realidad. Las siliconas simplemente crean “efecto de”, pero no nutren el pelo ni el cuero cabelludo, sino que se quedan en la superficie, ocluyendo el cuero cabelludo y no dejando que los verdaderos nutrientes de los productos hagan su función. Un consejo: deshazte de las siliconas, a la larga tu pelo estará realmente sano.
    Rahua, probablemente el mejor champú del mercado.

    Rahua, probablemente el mejor champú del mercado.


  10. No secarse el pelo completamente. Si tu pelo se encrespa unos minutos después de habértelo secado, es probable que no lo hayas hecho correctamente. Si parece seco pero al tacto lo sientes frío, es un síntoma de que aún queda humedad. Ten un poco más de paciencia para evitar el “frizz”.
    Pack anti-frizz cabello liso Coslys

    La línea de queratina de Coslys: pelo liso y antiencrespamiento en su máximo esplendor.


  11. Usar demasiado producto. Esto puede dar lugar a conseguir el efecto contrario al deseado. Usar excesiva cantidad de acondicionador, mascarilla, espuma de volumen o gel moldeador va a hacer que el producto no cumpla su función correctamente y que te queden residuos en el cuero cabelludo y el pelo; esto no hace sino deteriorarlo, y hacerlo feo a la vista. “Menos es más” es una frase que nos encanta.

  12. Aplicar los productos en los lugares equivocados. Cada producto está concebido para cumplir una función y formulado para un uso concreto. Por ejemplo: los productos voluminizadores se ponen cerca del cuero cabelludo, en las raíces, sin embargo los aceites, acondicionadres, cremas, sérums, etc… se suelen poner de medios a puntas. Hacerlo a la inversa puede dar lugar a engrasar en exceso el cuero cabelludo, o a resecar las puntas, en consecuencia obtendrás un pelo apagado, mate y sin vida.

  13. No desintoxicar tu cabello. Esto no es exclusivo para los cabellos grasos, todos los cabellos deben realizarse una limpieza profunda de vez en cuando, pues todos, incluso los más secos, tienden a acumular residuos, suciedad o células muertas. Mantener el cabello y el cuero cabelludo limpios, hará que los productos específicos que utilizas para tu tipo de cabello, sean más eficaces.

    Champú refrescante detox 250ml - Freshly Cosmetics

    Detoxifícate con el champú refrescante de Freshly Cosmetics.

En definitiva: tratar con mimo tu pelo es igual de importante que utilizar los productos adecuados.

Be pelazo! Be Clementine!

por Clementine

www.beclementine.com

Deja un comentario